Los orígenes inspiran nuestra pasión

Es la historia de un visionario, de un soñador, de un estudioso que consagró su vida a hurgar amorosamente en los secretos de la naturaleza. Su nombre era Fausto… Su oficio era la barbería, en los tiempos en que ser barbero implicaba el dominio de saberes relacionados con la medicina, la herboristería, la química…

Promediando el siglo XIX, el ejército inglés lo destina a prestar servicios en la India… Su magia lo atrapó… Sus ungüentos, sus lociones, las hierbas y semillas que usaban para su elaboración, el amor con que las producían… sus ritos… su eterna ligazón con lo sagrado.

Vuelto a Londres y radicado en el Barrio de Chelsea, inaugura una casa de Baños Indios de Vapor y crea tratamientos para el cabello y masajes terapéuticos en los que utilizaba sus propias fórmulas, estrictamente naturales, utilizando amla, almendra, aloe, nuez de jabón, suero de mantequilla, Árbol de Tea verde, Tea Tree y Bael. También incorporó otras de origen del Mediterráneo, con valiosas propiedades como el romero, la manzanilla, el tomillo, el abedul, la ortiga blanca, la caléndula y aceites esenciales de jazmín, sándalo, almizcle y rosa.

Su fama recorrió todo Londres y la casa Real inglesa comenzó a tomar sus baños y a usar sus productos. Así fue como se convirtió en el barbero exclusivo del Rey Eduardo VII y de su hijo Jorge V quien, coronado Rey en 1911, en agradecimiento por sus servicios, otorga a Fausto el título de Sir… “Sir Fausto…”

Poco tiempo después conoce a Lady Sophia, de quien se enamora… Su padre era inglés y su madre Argentina.

Al poco tiempo, ella viaja a Buenos Aires pero él no la puede olvidar.- Resuelve ir a buscarla dejando a tras los títulos y los honores logrados. Y se encuentra con ella…!!!! Buenos Aires lo conquista también y resuelve quedarse en ARGENTINA.

Aquí descubre las excelentes propiedades de la Quinoa, el Lapacho, el Algarrobo, el Jacarandá, el Ombú, la Salvia, el aloe vera y la rosa moqueta, entre otras especiales de Origen vegetal, por lo que se asienta en la ciudad y vuelve a trabajar en su oficio, con la asistencia de su esposa abriendo el primer Salón Barbería donde se volcaban sus formulas Magistrales a tratamientos terapéuticos de la piel y el cabello.

Y así como todo en la vida pasa, pasan también los hombres… Pero su saber y sus sueños siempre perduran.

Las fórmulas de Sir Fausto fueron amorosamente conservadas por Lady Sophia, la del nombre sabio, quien luego de la partida de su esposo continuó con su labor. Ella a su vez, siguió produciendo, utilizando, y aún ampliando el uso de sus fórmulas en variados productos cosméticos, y a su tiempo, las transmitió también a sus descendientes.

Esta historia maravillosa de sabiduría y amor nos inspiró de manera muy especial donde quisimos conservar su esencia y espíritu en cada uno de los productos que desarrollamos en honor a su conocimiento y vida.

Sir Fausto
Sir Fausto
Lady
Lady Sofía
Wishlist 0
Abrir tu Wishlist Continuar comprando